Blog del FinDev

Cuatro consejos para que las IMF impresionen a los inversores

Qué hacer para que el proceso de debida diligencia sea más fácil y más exitoso para las IMF.
Foto: A. B. M. Jahidul Islam. Concurso de Fotografía CGAP, 2015.

El proceso de debida diligencia puede resultar difícil para las IMF. A menudo requieren de una cantidad considerable de recursos y tiempo de gestión, las preguntas de los inversores pueden parecer fuera de contexto e intrusivas, y estas pueden arrojar luces inoportunas sobre deficiencias en la gobernanza y los procedimientos. Además, existe la presión de saber que el resultado final tendrá un impacto directo en el costo del capital para las IMF. Sin embargo, cambios simples en la forma en que las IMF brindan información pueden facilitar el proceso y generar mejores resultados. Estar bien preparado para la diligencia debida se vuelve especialmente importante cuando las carteras en riesgo (PAR) están aumentando y la liquidez es limitada, como es el caso que están atravesado muchas IMF ahora durante la pandemia de COVID-19.

Como analistas de debida diligencia, hemos observado durante años que la calidad de la divulgación tiene un impacto directo en el tiempo que lleva cambiar una diligencia debida y, en última instancia, en el costo de capital de una institución. En este blog, nos gustaría compartir algunas de nuestras experiencias y ofrecer cuatro consejos para que las IMF mejoren los procesos de debida diligencia.

Los casos de dos IMF

Una de nuestras evaluaciones de debida diligencia más difíciles fue la que realizamos para una "IMF A", ubicada en una ciudad del sur de Asia, y encargada por un inversor con un calendario ajustado. Para nuestra consternación, antes de partir descubrimos que la IMF había proporcionado información incompleta y desarticulada. La información financiera era confusa. Para complicar aún más las cosas, el modelo de financiación de la IMF A era algo inusual, y necesitábamos que nos lo explicaran. Como resultado, comenzamos la debida diligencia con un conocimiento superficial del modelo de negocio de la IMF, sus indicadores clave de rendimiento (KPI) más básicos, el entorno de mercado, los procedimientos de suscripción y la gobernanza.

Desafortunadamente, la situación no mejoró una vez que llegamos allí. Las reuniones carecían de enfoque y se centraron en los detalles menos importantes. La gerencia parecía irritada al tener que dar explicaciones de las cosas más básicas y que requieren de mucho tiempo. Debido a la escasa coordinación entre el equipo ejecutivo, la estrategia del CEO divergió de la del CFO y CIO. Después de nuestra visita, tuvimos que molestar a la gerencia con preguntas de seguimiento porque no había una persona dedicada a responder a nuestras consultas.

Consejos para que las IMF optimicen el proceso

Después de haber realizado cientos de evaluaciones de debida diligencia de las IMF en los mercados emergentes, hemos visto que los problemas de divulgación están presentes tanto en las IMF más grandes como en las más pequeñas. La buena noticia es que creemos que los tiempos de respuesta de debida diligencia se pueden recortar con relativa facilidad. Estas son nuestras sugerencias para que las IMF hagan este proceso mucho más fácil para todos:

1. Estar preparado. La clave para una debida diligencia fluida es una preparación previa exhaustiva. Como primer paso, aconsejamos a las IMF que mantengan, de manera continua, un memorando de información "en tiempo real": un informe que se actualiza regularmente y puede emitirse, por ejemplo, cuando se envían informes de convenios o antes de las reuniones de la junta. Dicho memorando debería proporcionar la situación operativa de la IMF, y podría pasarse inmediatamente a los socios de financiación para la debida diligencia. Además de una descripción del modelo comercial de la IMF, este documento debe incluir:

  • Los KPI de la IMF (por ejemplo, suficiencia de capital, calendario de liquidez, PAR, métricas de préstamos).
  • Un breve comentario sobre los impulsores de estas métricas, incluidos los desarrollos en el mercado de las IMF y su posicionamiento en el sector.
  • Un desglose claro de los procedimientos de suscripción, cobranza, antifraude y auditoría interna.
  • Datos de gobierno incluyendo biografías de ejecutivos y directores.

Toda esta información debe establecerse en un formato similar al de los informes que los analistas de debida diligencia eventualmente producirán, o en PowerPoint.

2. Nombrar a un encargado de debida diligencia. Las IMF deberían asignar un gerente del departamento de finanzas para que se vincule con los analistas de debida diligencia y centralice todas las demandas de información durante todo el proceso. El gerente debe anticipar preguntas de actualidad y respuestas voluntarias proactivas, por ejemplo en relación con COVID-19. Esta persona debe asegurarse de que los consultores de debida diligencia estén lo suficientemente informados como para poder colaborar eficazmente con el equipo ejecutivo.

3. Organice su sala de datos (data room) virtuales. Las IMF deben pensar cuidadosamente sobre la calidad de sus salas de datos o data rooms, haciéndolas navegables de forma intuitiva y alojando contenido alineado con las mejores prácticas de la industria. La sala de datos debe brindarle al proveedor de capital una presentación clara de los manuales de procedimientos, anti-lavado de dinero (AML) y otras políticas, actas del comité de auditoría y gestión de activos y pasivos (ALCO), planes de continuidad comercial y datos de la industria.

4. Entregar una narrativa coherente. Todas las personas con las que los analistas de debida diligencia hablen deben estar de acuerdo con cuál es la estrategia de la IMF. Si bien esto parece simple, a veces los gerentes de la misma compañía pueden contradecirse entre sí sobre aspectos básicos de la dirección general. Es necesario transmitir un mensaje estratégico y operativo claro y coherente a los posibles inversores. Para asegurarse de que todos los gerentes estén en la misma página, recomendamos organizar una breve sesión de capacitación y coordinación interna antes del proceso de debida diligencia.

Estas medidas no deberían ser difíciles de poner en práctica y, cualquier gasto asociado, se compensaría con la reducción del tiempo que deberán dedicar los altos ejecutivos al proceso de debida diligencia y a menores costos de capital. La implementación de cada una de estas recomendaciones facilitará mucho el proceso y permitirá a los analistas de debida diligencia  presentar más rápidamente los casos de inversión de las IMF a los tomadores de decisiones. A su vez, un proceso de debida diligencia más eficiente y organizado puede, en última instancia, reducir el costo de los fondos de las IMF y reforzar su buena voluntad con los inversores, especialmente útil en un momento en que el capital es escaso. 

Escriba un comentario

Los comentarios en esta página son moderados por los editores del Portal FinDev. Agradecemos enviar solo comentarios relacionados con la publicación. Comparta su conocimiento con nosotros. Aprenda más.